Nosotros

Historia de la Asociación Federal de Psicomotricistas

En 1984 se crea la primera Asociación de Psicomotricistas de Córdoba, entidad civil que llegó a contar con 96 socios. Sus principales funciones referían a la formación y capacitación de egresados y a la defensa de los derechos de los Psicomotricistas en diversos ámbitos. La misma se sostuvo hasta octubre de 1988, cuando deja de funcionar. Hechos relevantes marcaron su escaso recorrido: se realizaron las primeras conexiones con la AAP (Asociación Argentina de Psicomotricidad- con sede en Bs. As.), y se obtuvo el reconocimiento de las funciones inherentes a la disciplina, permitiendo legalizar la praxis en la Ley Provincial de Salud Nº 7625, Régimen de Personal que integra el Equipo de Salud Humana de la Provincia de Córdoba, Decreto Reglamentario Nº 5640/88 y que fundó la posibilidad de obtener la Matrícula en Salud, otorgada por el Dpto. de Asuntos Profesionales, del Ministerio de Salud de la Provincia de Córdoba. Este logro fue planteado con el título de “Profesor en Educación Psicomotriz” (plan 1977, Decreto Nº 1883, con validez nacional desde el año 1972).

Convocados por un accionar común, a partir de un reconocido espacio disciplinar en nuestra sociedad, el día viernes 18 de noviembre de 2004, un grupo de Psicomotricistas y estudiantes de la carrera del Instituto Cabred nos reunimos para comenzar a definir lo impostergable: los egresados de la carrera de Psicomotricidad merecemos y necesitamos una figura orgánica y legal que nos represente, y a partir de la cual podamos luchar por nuestros derechos, enriquecer nuestra formación y establecer lazos como colegas.

Tras la discusión de la figura en cuanto a la Personería Jurídica que en ese momento era conveniente tomar se decide, tras votación, que iniciaríamos los trámites para conformar la ASOCIACIÓN FEDERAL DE PSICOMOTRICISTAS (ASOCIACIÓN CIVIL SIN FINES DE LUCRO).

¿Por qué Federal?

Pretendíamos formar una figura orgánica que vele por los derechos tanto de colegas cercanos, como de quienes, aunque hayan estudiado en Córdoba, se encuentren en diferentes partes del país.

Los primeros pasos

Inicialmente, conformamos una “Comisión pro- Asociación”, con los objetivos de recaudar el Capital Inicial para la Asociación e ir organizando la futura Comisión de la Asociación Federal de Psicomotricistas. Nos reuníamos una vez al mes, y para efectivizar acciones nos dividimos funciones en distintas áreas: Prensa, Objetivos, Aspectos legales, Carta de compromiso o intención, Padrón, Recaudación, Estatuto. Y así fuimos tomando forma.

¡Y llegó el día!

El día 05 de agosto de 2005, reunidos en la Biblioteca Córdoba, siendo las 20:40 hs. se da comienzo a la Asamblea constitutiva de la Comisión Directiva y Órgano Fiscalizador de la Asociación Federal de Psicomotricistas, cuyo objeto principal es: nuclear a los Psicomotricistas de nuestro país para construir un espacio de defensa de la identidad profesional y fomentar la difusión, estudio y progreso de nuestra disciplina. Fija su domicilio legal en calle 9 de Julio N° 1728 del Barrio Alberdi de la Ciudad de Córdoba. Tras la lectura de los objetivos de la Asociación y luego de la definición acerca del tipo de socios que conformarán la misma, se define, por votación unánime:

AFeP en marcha

Es así como, gracias al aporte de sus socios, comenzamos a sesionar una vez al mes, y obtenemos su Personería Jurídica el día 28 de marzo de 2006, con el Nº: 099- A06.La SEDE DE LA ASOCIACIÓN se modifica el 15 de mayo de 2009: Hipólito Yrigoyen 496. Bº Nueva Córdoba. Ciudad de Córdoba.

Se genera una Subcomisión para la elaboración del Código de Ética, siendo aprobado por sus socios. Comenzamos a poner en marcha el objetivo en relación a la formación, generando Ateneos, Talleres, Seminarios y Cursos específicos desde el año 2005.

A partir del año 2007 nos planteamos la posibilidad de renovar anualmente los “Encuentros nacionales de Psicomotricistas”, con la presencia de importantes referentes a nivel local, nacional e internacional. Se piensa también esta instancia para la presentación de libros que versen sobre nuestra disciplina y especialmente estos “Encuentros” tienen la intención de generar un espacio donde se ponga en común el hacer desde distintos referentes y desde los más diversos ámbitos, todos atravesados por la especificidad de la Psicomotricidad.

Ya desde el primer Encuentro la “Revista Cuerpo Psm” se suma a estos eventos, colaborando paralelamente en lo que hace a la difusiónde nuestra disciplina, publicando trabajos que fueron expuestos en tales oportunidades.

Desde nuestro correo electrónico difundimos a nuestros socios aquellos cursos que, aun no siendo organizados por AFeP, tienen que ver con la Psicomotricidad o son dictados por colegas. En el ánimo de sostener un espacio de referencia, organizamos la bolsa de trabajo, servicio dirigido a los socios Activos de nuestra Asociación.

También con el ánimo de organizar una base de datos de egresados, en el año 2008 se elevó, a nivel nacional una encuesta a Psicomotricistas, a partir de lo cual fue posible establecer ciertas conclusiones acerca del desempeño disciplinar en nuestro país. También a partir de la misma es posible ofrecer datos a quienes necesitan contactar profesionales en diferentes puntos geográficos. Esta encuesta constituyó la base de la que implementaron en el Instituto Cabred en el marco del Proyecto de mejora institucional, en el año 2010.

En relación a la defensa de nuestros derechos, especialmente desde el año 2008 comenzamos con importantes gestiones en torno a la búsqueda del necesario título de LICENCIATURA EN PSICOMOTRICIDAD para egresados del Instituto Cabred (de Córdoba) y del Menéndez Pidal (de Río IV), pioneros en la formación de la Psicomotricidad a nivel nacional. Se generaron numerosas estrategias para reclamar la prometida Universidad provincial de Córdoba, de la cual el Instituto Cabred forma parte. Encontramos en cada iniciativa el apoyo de socios y no socios, profesionales y estudiantes. Por otra parte, se generan negociaciones en Superintendencia de Salud de la Nación, a fin de obtener la posibilidad de que los Psicomotricistas también podamos inscribirnos como profesionales en dicho organismo regulador.

Fueron constantes, además las luchas en diferentes Obras sociales a la hora de fundamentar la necesidad de cobertura del área de Psicomotricidad, su estilo y beneficios. Esto tanto a nivel de la Atención particular como de la Integración escolar.

Logramos acuerdos con el Ministerio de Salud de la provincia de Córdoba para generar en forma conjunta, espacios de formación.

En otro orden de cosas, obtuvimos descuentos en diversos comercios, relacionados con nuestro rubro, para nuestros socios.